Mi padre inventó el Método Estivill, incluso antes de Ferber


Hablar sobre las consecuencias que los métodos conductistas  pueden dejar a los bebés no es la especialidad de Dormir Sin Llorar. La realidad es que en estos 10 años hemos dedicado más esfuerzos a buscar soluciones, explicaciones o estrategias para lograr descansar mejor con un bebé en casa. Los padres soñolientos necesitan ideas, no críticas. Pese a ello, no hemos podido evitar dedicar en alguna ocasión algún post del foro de padres o de la web a hablar sobre ello, y este, es uno más.

Hemos divulgado estudios científicos, experiencias y opiniones de psicólogos, neurólogos y otros expertos, ya que no podemos conocer con exactitud qué siente un bebé de meses en esa situación, lo podemos sospechar, pero no tenemos la certeza. Por ello me ha parecido muy interesante destacar una entrada de nuestro foro, en ella  una madre de un pequeño de 7 meses comparte sus reflexiones.
Su experiencia es muy posible que remueva nuestras propias vivencias, y con total seguridad, nos ayudará a entender qué sienten y que obtienen los bebés a los que se les somete a estas técnicas.
Agradezco la autorización de la autora, Loula a divulgarlo.

Mi padre inventó el Método Estivill, incluso antes de Ferber

“Sé que todas las que estamos por aquí estamos convencidas de que Dormir Sin Llorar es lo mejor, pero espero que mi testimonio pueda ayudar a poner una sonrisa y un quilo más de paciencia a esas noches en las que parece que las fuerzas flaquean.

Era el año 1974, y yo era un bebé con la incívica costumbre de llorar por las noches: me despertaba, lloraba, tenían que calmarme, me dormía, me volvía a despertar, y así continuamente.
Mi padre llegó a la conclusión que era porque dormía demasiado durante el día, y por eso tenía el “sueño cambiado”; así que todo se solucionaría si conseguían mantenerme despierta todo el día, aunque para ello fuera necesario meterme en la ducha. Sin embargo, contra todo pronóstico, esto no solucionó el problema, y persistí en mi nefasto de vicio.


Después de observarme un poco más, halló la causa del problema: me dormía con el chupete y, cuando me despertaba y lo había perdido, no sabía volverme a dormir. Pero él tenía la solución para que dejara de llorar y despertarlos varias veces durante la noche: sacaron mi cuna al distribuidor del piso y cerraron todas las puertas de alrededor (para molestar lo menos posible a los vecinos), y decidieron dejarme llorar hasta que me calmara. No sé cuánto tiempo lloré, pero al final dejé de hacerlo y me quedé dormida chupándome el dedo. Aparentemente, ésta fue la única secuela del “tratamiento”, que por lo demás fue un éxito porque no volví a despertarlos con mi llanto sin motivo.


Ahora que tengo un hijo con la misma fea costumbre que yo tenía, he estado navegando por la red, buscando soluciones a mi problema (la falta de sueño), que no el suyo (que ya sé que es normal que se despierte, me toque, se coja el pecho y se vuelva a dormir), y me he dado cuenta de que hubo más consecuencias: siempre he sabido que mis padres me quieren, pero nunca lo he sentido así; siempre he sabido que puedo contar con ellos para lo que necesite, pero nunca he podido acudir a ellos.

Cuando sientes que te quieren por cómo te comportes y no sencillamente por ser, sientes que en realidad no te quieren, te conviertes en una farsante que tiene que fingir para merecer el cariño de sus padres… y si ni mis padres me quieren tal cual soy, ¿cómo va a poder hacerlo cualquier otra persona? Probablemente la inseguridad que tengo en mí misma comenzó a crecer aquella noche.

Según he leído, aquella noche también aprendí que no hay nada que yo pueda hacer para cambiar el curso de los acontecimientos: aguantarse y capear el temporal como se pueda. Indefensión aprendida.
Tras años de depresión y varios de terapia, puedo decir que me siento en paz y soy feliz, pero estos días que leo mucho sobre el método Estivill, no puedo dejar de preguntarme cómo sería la mujer que murió cuando lo hizo mi llanto aquella noche.”

loula
 
Puedes leer el tema y participar en él aquí: IR AL FORO

Últimos mensajes en nuestro foro:

Envía tu pregunta

 

Te recomendamos:

  •  
  • Mochila
  • 109€
  • Boba
  • de 0 meses a 3 años
  •  
  • Bandolera
  • desde 33€
  • sistema ancestral
  • muy fácil de usar
  •  
  • Sacaleches
  • desde 125€
  • Todo para la lactancia
  • Somos especialistas
  •  
  • Zapatitos
  • desde 19.90€
  • tallas 0-24m
  • muchos modelos

¿Te ha ayudado? Compártelo: